Yo Puedo

 http://youtu.be/vtbtzhKpfD0

YO PUEDO. Estamos empezando la aventura más grande de nuestras vidas. Si queremos escuchar con la mente libre de opiniones previamente formadas, escepticismos y prejuicios: !detengámonos y pensemos¡

En el “Yo Puedo”, la primera tarea de Ben Sweetland, es la de convencernos de que podemos ser ricos, felices, y que podemos tener éxito.

Esta declaración la hace porque, quizás, solo una persona de cada cien, tiene una idea aproximada de su propia fuerza y habilidad.

El que fracasa, cree que es un fracasado, porque ese era su destino. Nada más lejos de la verdad.

La diferencia entre el que triunfa y el que fracasa no es física, hereditaria o educacional.

Constantemente vemos hombres que, con todos esos atributos, fracasan.

YO PUEDO

La verdadera diferencia está en la actitud, en el concepto que la persona tiene de sí mismo.

Uno se ve como un fracasado el otro como un triunfador. En otras palabras, la única diferencia entre el que fracasa y el que triunfa es cuestión de su propio conocimiento interior.

Esta es una gran noticia, es estimulante saber que poseemos ahora todo lo que necesitamos para lograr el éxito y la felicidad permanentes y que lo único que necesitamos es transformar nuestra manera de pensar.

Un hombre creía que era sumamente pobre, sin nada de valor en el mundo, recibió una oferta de $100.000 por un ojo, para ser trasplantado. Este señor comprendió que poseía riquezas sin darse cuenta.

Pensemos unas cuantas maravillas que existen en nuestro cuerpo.

Tenemos un extraordinario laboratorio que controla nuestro  sistema digestivo y que hace trabajos, con mucha mayor perfección, que el más completo laboratorio fabricado por el hombre sobre la tierra.

Nos maravillamos de la televisión, sin embargo, pensemos en nuestros propios ojos; reproducen dentro del cerebro, con una notable claridad, todas las cosas que están dentro de nuestro radio de acción. Nos jactamos del sistema de grabación fabricado por el hombre, sin embargo, nuestros oídos son finos micrófonos que recogen todos los sonidos transmitiéndolos al cerebro donde, mas tarde, pueden darse a conocer por medio de la voz. ¿No es fabuloso?

El viejo refrán español: “Querer es poder” podemos cambiarlo por el de: “Creer es poder“.

Creamos en nosotros mismos. Repitámonos: yo puedo alcanzar el éxito. Cada vez que lo hagamos, cada vez que repitamos: YO PUEDO. estaremos desarrollando nuestra fe. Verdadera base del éxito. Si quieres lograr la libertad financiera:  REGISTRATE

Share Button
0 comments